Avisar de contenido inadecuado

La piñata de la princesa

{
}

El martes estuve en el pediatra con mi hijo; mientras esperaba el turno, me senté y vi una fotografía de Letizia Ortiz en la revista Semana; mi yo más odiado y cotilla se tiró hacia la publicación a leer el titular. Era algo así: "La Casa Real desmiente que la princesa Letizia lleve bracket (o como se diga) y luce preciosa sonrisa". Me da igual. La carcajada la oyó el pediatra y algo debió intuir, porque entré casi de inmediato a la consulta (esto último es una licencia de estilo). La verdad es que lo que en principio consideré una chorrada me ha hecho reflexionar y poco a poco enfadarme.

Reconozco que para un republicano, repúblico trevijanista como yo, la monarquía, el juancarlismo y toda la recua borbona no tiene nada que ganar, porque todo lo tienen perdido. Sólo espero de ellos una cosa y, siempre que esté en mi mano, intentaré ayudarles: Su abdicación y renuncia al trono de España y que favorezcan al tránsito hacia un régimen republicano. Tienen una salvación si quisieran mantener el status quo tan arcaico, rancio más bien, que es la monarquía en su propia concepción, antidemocrática, excluyente, perversa, injusta, etc: Que sean los “tontos útiles” para el establecimiento en España de una democracia de verdad, de un sistema de libertad política del cual España está tan huérfana como la dentadura de Letizia de su bracket. Por cierto, eso no es más que el aparato de ortodoncia de toda la vida, versión más cara y prácticamente invisible.

 Como digo, me parecen absolutamente increíbles y un insulto a la inteligencia varias cosas. La primera, que haya presuntos periodistas que se dediquen a mirar si Letizia tiene o no aparato dental, anorexia, que se haya operado la nariz o que coma sandías para con cabrales. Y segundo, que la Casa real tenga que desmentir esa gilipollez. Clarísimamente, España es el Edén. Y no haré comentarios demagógicos sobre la crisis, el paro o la guerra de Afganistán. No. Lo realmente indignante es que esta sociedad se dedique a leer estas revistas, que los periodistas ataquen a una mujer por el mero hecho de ser plebeya (reinona de segunda será; si no, al tiempo), ambiciosa (quizá), borde, estirada y no sé qué más lindezas. ¿Para qué denunciar otros males del país? ¿Para eso han ido a la Universidad?

 Paso de Letizia como persona, como princesa, como representante del Estado en lo que le toque y como imagen de modernidad de no sé qué. Y paso también de su dentadura, de su nariz y de su trabajo “de hacer mejor España”. Como dice Wasowsky, el de la peli de Monstruos: “Dale al mocho, bizcocho”. Eso sí es hacer mejor a España.

{
}
{
}

Comentarios La piñata de la princesa

Dale al mocho, bizcocho??? Einnnn?
axtur axtur 22/10/2010 a las 19:24

Deja tu comentario La piñata de la princesa

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.